Blog Corporativo

Cuánto dinero necesitas para iniciar una startup

Según cifras oficiales, el financiamiento es la principal causa de mortandad en las empresas nuevas, un 80% de negocios muere durante sus primeros dos años debido a la falta de presupuesto.

“Cuánto dinero necesito para iniciar mi startup”, es la pregunta obligatoria para cualquier emprendedor. Sin embargo, la respuesta a este interrogante obedece a múltiples variables; el presupuesto operativo dependerá del giro del negocio, la infraestructura que se necesita, el equipo de operaciones, entre muchos otros factores.

Es importante resaltar que la falta de dinero no es un problema en sí mismo, más bien son los errores en la ejecución, que se reflejan en problemas de ventas y flujo de efectivo, los que complican las condiciones. Establecer procesos, políticas de toma de decisiones y objetivos financieros claros, pueden ayudar a combatir dichos contratiempos.

Estos consejos que te ayudarán a definir cuánto dinero realmente necesitas para iniciar tu startup.

  1. Empieza con un Producto Mínimo Viable

Una forma de descubrir si tus clientes necesitan realmente tu producto y hasta cuánto están dispuestos a pagar por él, es a través de la construcción de un MVP o Producto Mínimo Viable.

Este debe tener las características más básicas de tu producto, las necesarias para llegar a una primera oleada de usuarios. A partir de su retroalimentación, deberás mejorarlo hasta alcanzar un punto óptimo que te permita venderlo.

  1. Estima tus costos y flujo de efectivo

Lo ideal es que tengas una cantidad que te permita operar por lo menos seis meses sin mayor problema, esto mantendrá segura la estabilidad de tu negocio en su fase inicial.

Trata siempre de tener en tus proyecciones los estimados de los mejores y los peores escenarios posibles, así no estarás desprevenido si llega a ocurrir algo que no esté dentro de tus planes.

  1. Busca financiamiento

Aunque conseguir financiamiento implica un largo proceso, hay diversas opciones que te ayudarán a conseguir el financiamiento necesario.

  1. Amigos y familia: La gente a tu alrededor es una potencial fuente de inversión. Ya sea que te den un préstamo cómodo o incluso inviertan dinero en tu idea; generalmente ellos deberían ser tu primera opción a considerar.
  2. Aceleradoras: En Colombia existen diversas incubadoras de empresas y aceleradoras de negocios que podrían darte una asesoría en todo un abanico de temas que nutrirán a tu startup y te ayudarán a salir a flote.
  3. Inversionistas: Ya sea con fondos de inversión o ángeles inversionistas, le puedes dar una inyección de capital a tu startup. Aunque no será una elección sencilla puesto que deberás entregar un porcentaje de tu empresa, es uno de los caminos más importantes para validar tu proyecto.
  4. Crowdfunding: Una campaña de fondeo colectivo te permitirá obtener la cantidad exacta que necesitas para que tu startup pueda dar el siguiente paso. Es una tarea difícil porque tendrás que convencer a un ejército de personas de apoyar tu proyecto con dinero. La ventaja de esta ruta es que ya tendrás compradores asegurados y si todo sale bien, tu producto será conocido para cuando te lances al mercado.
  5. Fondos de Gobierno: El Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación tiene programas como Apps.co que busca apoyar a emprendedores de base tecnológica a través de una serie de proyectos dirigidos a este sector. Investiga y aplica a las convocatorias.
  6. Entidades financieras: Esta es otra opción con la que podrías contar, lo importante es hacer una buena revisión de las condiciones que pueden ofrecerte. Por ejemplo, en Financiera Maicito podríamos ayudarte con capital, a través de nuestros créditos de libre inversión con garantía hipotecaria. Ingresa a maicito.com y entérate cómo aplicar.
  1. Prepárate para responder las preguntas difíciles

Sea cual sea la ruta que tomes, hay información que debes tener preparada para llevar tu startup a la cima.

Lo esencial es que tengas una presentación de tu startup. Se le conoce como pitch e incluye todo lo que necesita tu inversionista para saber si le conviene o no invertir en ti. Este debe contener proyecciones financieras, avalúo de la compañía, estados financieros, entre otras.

Por último, recuerda que no tienes que hacerlo todo tú. Es imposible que un emprendedor, por muy completa que sea su formación, pueda hacerse cargo de toda la operación de principio a fin. Parte de crecer como emprendedor implica aprender a delegar y eso a veces incluye el aspecto financiero de tu operación. Mientras más dinero requiera tu proyecto más ayuda necesitarás.


WhatsApp