Nuestras noticias

Mercado de divisas

 

Su definición la podemos estructurar como el espacio o el contexto donde se lleva a cabo el intercambio, la compra y la venta de monedas extranjeras, llamadas divisas. Al ser un mercado, el precio de las divisas está determinado por la oferta y la demanda que existan sobre ellas. El propósito del mercado de divisas es facilitar el comercio internacional y la inversión.
No existe un mercado centralizado para la gran mayoría de las diferentes operaciones que podamos realizar con las denominadas divisas comerciales; esto implica que no se recurre a un tipo de cambio único y diferenciador, sino que se toma como punto de referencia los diferentes precios y tipos de contrastes monetarios existentes. Es aquí, en donde presenciamos las fluctuaciones causadas por los diferentes flujos monetarios reales generados por los cambios en el Producto Interno Bruto (PIB).

Hay varios factores que influyen a la hora de buscar un equilibrio frente al continuo cambio en las divisas: factores económicos, políticas económicas, los indicadores económicos y por último y no menos importante, la psicología del mercado, cada una de ellos crean un punto base para generar un determinante final en los tipos de cambio.

Cuando nos encontramos con un mercado cambiante, es necesario establecer políticas mercantiles para realizar cualquier tipo de relación comercial, Generalmente, las teorías económicas de los movimientos del tipo de cambio concuerdan en que existen tres factores significativos en los movimientos futuros de una moneda: la inflación de un país, las tasas de interés y la psicología del mercado.
Podemos concluir entonces que el mercado de divisas, no suele ser tan complejo, sin embargo debemos entender desde el principio que se presenta de manera cambiante, aunque eficaz a la hora de establecer un cierre comercial.


WhatsApp