Blog Corporativo

¿Conoces tus gastos hormiga?

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué al finalizar el mes sientes que no ahorraste la cantidad de dinero que te propusiste, aunque crees haber hecho un gran esfuerzo? O ¿Te ha pasado que no sabes exactamente en qué gastaste cierta cantidad de dinero que se supone estaba destinado para ahorro según tu lógica financiera? La respuesta a tus preguntas puede estar relacionada con el famoso “gasto hormiga”.

Los gastos hormiga son conocidos por ser egresos pequeños, algunas veces considerados insignificantes que realizamos a lo largo de nuestros días y que en la mayoría de los casos son casi inconscientes. Sin embargo, es importante poner atención a este tipo de gastos ya que pueden tener un efecto perjudicial en nuestro presupuesto, llegar a destruir nuestra capacidad de ahorro e incluso llevarnos a endeudamientos innecesarios.

¿Qué tipo de gastos son considerados hormiga?

Aquellos egresos que se emplean en cosas pequeñas como comprar un café todos los días, comprar chicles, cigarrillos, cerveza en un bar de forma constante, almorzar siempre fuera de casa sin ser necesario, las propinas en restaurantes y lugares comerciales, comprar snacks como galletas, chocolates, paquetes, papelería, pagar cuentas fuera de lo previsto, entre muchas otras, son considerados gastos de este tipo.

¿Cuál es la estrategia efectiva para controlar este tipo de gastos?

Suena sencillo pero en la práctica suele dificultarse un poco. La mejor estrategia para enfrentar los gastos hormiga consiste en identificarlos. Para esto, es indispensable anotar en un lugar visible y que en lo posible, lleves siempre a la mano, todo lo que pagas día a día, sin olvidar nada. Este registro, será al final de mes la forma de obtener con precisión la cantidad exacta de gastos hormiga, identificarlos y buscar estrategias para contrarrestarlos.

Recuerda que si no los conoces con exactitud, no vas a poder eliminarlos de tu vida financiera.

La ley de “¿Lo quiero o lo necesito?”

A la hora de ahorrar y disminuir los famosos gastos hormiga, es indispensable tener en cuenta que eliminarlos o erradicarlos para siempre de nuestro diario vivir no es la mejor manera de atacarlos; finalmente, son pequeños gustos o necesidades que tenemos.

Sin embargo, puede ser muy útil comenzar a aplicar la ley de “¿Lo quiero o lo necesito?”. Esta es una técnica tradicional muy simple y efectiva que sin lugar a duda puede llevarte a tomar la decisión correcta a la hora de hacer una “compra hormiga”.

Cada vez que estés frente a tu gasto hormiga, obsérvalo y mentalmente hazte la pregunta… ¿Lo quiero o lo necesito? No podemos decirte que compres el producto si la respuesta es una u otra; aunque en el mejor de los casos deberías realizarla si la respuesta a tu pregunta es inminentemente: “lo necesito”, ya que respondería a una necesidad básica; pero hay ocasiones en las que “lo quiero” será necesario para que la realices.

Recuerda que reconocer tus gastos hormiga es lo más importante. Eliminarlos o no, ya hace parte de tus decisiones financieras. Ten en cuenta, que con pequeños ahorros puedes construir grandes sueños, así que no escatimes el poder de ahorrar unas pequeñas monedas al día, ya que la suma de tus esfuerzos puede significar grandes logros.


WhatsApp